Alcances y oportunidades del GRC El profundo malentendido del GRC

Drop us a line...

Send Message

De la inconsciencia a la optimización del GRC

 fundamentos-globo-grc

Las crisis que enfrentan diferentes empresas de diversos sectores como el financiero, comprometen aspectos de orden ético que pone en la lona la forma de la regulación y supervisión del sector. La primera porque se desarrolla a partir de un esquema “flexible” que pretende elevar los estándares de funcionamiento de los intermediarios y entidades financieras, responder a las necesidades particulares del mercado y de la intermediación de valores y la segunda porque resulta gris la competencia de los reguladores para supervisar, estrictamente desde la luz del cumplimiento.

El debate que este punto plantea ya empezó y sus acciones, por supuesto. Fortalecer y cerrar brechas en la regulación existente de los países y hacer efectiva la supervisión. Sin embargo, cómo parece que el asunto trasciende los límites del negocio y se enfrenta a serios comportamientos éticos, los Gobiernos Nacionales deben tener claro que esto no sólo se resuelve emitiendo normas de que hacer, cómo hacer y cuando, y mucho menos vigilando hasta la más mínima decisión, por cuanto es inviable en términos de costo- beneficio y de operación del mercado bursátil y financiero.

Deben plantearse dos preguntas. Una relacionada con el sentido de la regulación: el desarrollo de un flujo de capitales profundo y trasparente donde los agentes cumplen sus responsabilidades a partir de la implementación de modelos reconocidos de gobierno, gestión y aseguramiento del desempeño, riesgo y cumplimiento normativo – GRC. Otra que se refiere al sentido de la supervisión: monitorear y evaluar la operación y efectividad del GRC institucional.

Los ejercicios de supervisión que deben adelantar los organismos de supervisión y vigilancia, deben pasar por establecer el examen de las políticas y documentos que soportan el negocio y la operación de las empresas (Gobierno), el establecimiento de políticas de riesgo adecuadas (Riesgo) y el cumplimiento de las normas (Cumplimiento). Sin embargo, una conclusión determinante no se podrá lograr en materia del grado de madurez de una institución cuando el factor central es el comportamiento ético. Es decir, que si se quiere ser concluyente en términos de la exposición advertida en una institución individual será preciso evaluar no sólo de manera puntual estas variables sino la capacidad que tiene la empresa para demostrar la alineación y orquestación del GRC. Es decir, no se trata de evaluar si la empresa tiene políticas y procedimientos, o umbrales y metodologías para evaluar la exposición a riesgos, y si cumplen las normas internas o externas, sino la capacidad propia de orquestar los temas para demostrar su madurez.

Orquestar un GRC requiere integrar metodologías, estándares y prácticas que incorporan procesos, tecnología, información, recursos y objetivos para asegurar qué, por ejemplo, ninguna política de gobierno este desconectada de un proceso e información qué, no sólo persigue el logro de un objetivo, sino que incorpora los niveles de cumplimiento, riesgos, controles y acciones de gestión que producen información trasversal de un mismo hecho en varias perspectivas: a) forma de gobierno, b) grado de riesgo, c) tipo de control, c) nivel de conformidad de cumplimiento, d) aseguramiento del proceso, e) confiabilidad de información f) indicador o tendencia de desempeño. Lograr esta visión trasversal de un mismo asunto, es propio de entidades maduras que están menos propensas a efectos irregulares de comportamiento antiético y debe ser considerado por la regulación y la supervisión.

Sobre esta particular, prácticas internacionales advierten sobre cinco grados de madurez en materia de la aplicación del GRC, en la línea de lo comentado, desde las empresas menos maduras que aplican las condiciones de gobierno, riesgo y cumplimiento de manera inconsciente – porque lo dice la regulación o la práctica del sector y, más grave, si el contexto es de flexibilidad en la regulación, pasando por formas de fragmentación, alineación, integración y optimización, que impone, en cada paso, condiciones de tecnología, estrategias conjuntas, planeación estratégica, repositorios únicos de información, seguimiento ético, condiciones de trasparencia y arquitectura empresarial…

Autor:

Ricardo Vásquez Bernal.

Magister en Economía y Finanzas

Socio de Baker Tilly Colombia Consulting

rvasquez@bakertillycolombia.com

Related Posts
  • All
  • By Author
  • By Category

Leave a Reply

Your email address will not be published.

    Por favor, complete el formulario abajo

    Seleccione su principal área de interés:

    Para consultar nuestra Política de tratamiento de datos ingrese.